Número de vistas :341

El concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Vitoria, Peio López de Munain, ha desvelado hoy que desde mediados del pasado mes de enero se ha interrumpido la llegada de menores extranjeros no acompañados al albergue municipal.
Durante el año 2009 el albergue del Ayuntamiento conocido como “Camas” tuvo que acoger a varios de estos menores pese a que la competencia para atenderlos corresponde a la Diputación de Álava.
Los menores dormían en el albergue municipal al no poder ingresar en los centros de acogida forales.
Esta situación ha provocado polémica entre ambas instituciones e incluso el Ayuntamiento trasladó el asunto a la Fiscalía de Álava por entender que la atención de los menores extranjeros no acompañados es una competencia exclusiva foral.
Hoy ha comparecido en las Juntas Generales de Álava el concejal de Asuntos Sociales para ofrecer datos sobre la situación de los menores que ha atendido el Ayuntamiento en el albergue, cuyo fin es facilitar alojamiento exclusivamente a adultos en riesgo de exclusión social, ha recordado el edil.
López de Munain ha señalado que desde mediados de enero ya no llegan estos menores al servicio municipal de urgencias, pero ha reconocido que desconoce las razones.
Ha indicado que “sospecha” que esta situación se ha podido producir por las actuaciones de la Fiscalía de Álava y por la carta que el Ayuntamiento envió a la Diputación informando de que, con motivo del dispositivo de invierno, no se iban a asumir más menores porque las plazas están destinadas a adultos.
Hasta 90 días pernoctando
El edil ha reconocido que la estancia de los menores en el “Camas” ha trascendido en muchos casos a la “pernoctación urgente” y ha dicho que la media de permanencia en el centro municipal ha sido de entre 25 y 30 días. Ha habido algún menor que incluso ha permanecido 90 días en el albergue, ha precisado el edil.
Según ha insistido, el albergue está diseñado para atender a adultos y con la llegada de los menores su capacidad “se reducía” para el fin al que está destinado este recurso.
López de Munain también ha pedido durante su comparecencia que no se trate este asunto con “frivolidad” porque los menores son personas “con derechos y deberes”, en grave riesgo de exclusión y de caer en la delincuencia si las instituciones no colaboran.